IZAMAL, PUEBLO MÁGICO DE YUCATÁN


Recorrer el pueblo mágico de Izamal te lleva de la mano a disfrutar de la tranquilidad de sus calles, la belleza de sus fachadas color ocre y amarillo, a sentir la emoción de trasportarte al pasado con solo conocer el EXCONVENTO fundado en 1549 por los frailes franciscanos. Es una de las maravillas más antiguas del mundo maya dando la oportunidad de conocer sobre su antepasado lleno de historia y cultura, el Convento Franciscano San Antonio de Padua tiene un atrio cerrado por 75 arcos y es considerado el más grande de América Latina y el segundo del mundo después de la Plaza de San Pedro en el Vaticano.
Izamal significa en maya “Rocío que cae del Cielo” y también es conocida como la “Ciudad de los Cerros” y la “Ciudad de las tres culturas” esto por la armonía que se vive entre lo maya, español y lo contemporáneo. De hecho, admirar sus plazuelas, casonas, y las calles uniformes parece que el tiempo se detiene debido a la galanura y encanto que transmite el paisaje regional de épocas pasadas.


Recorriendo Izamal ya sea a pie, en calesas o bicicleta conocerás el Palacio Municipal, las capillas de Nuestra Señora María Santísima, la de los Remedios y la capilla del Carmen, así como las esquinas del venado, la cruz caída, la piña y muchas más, la plaza de Zamná (Sacerdote maya) rodeada de portales; el parque 5 de Mayo , El Centro Cultural y Artesanal y el mercado.
Lo imperdible de Izamal es su convento, pues el altar es de estilo barroco cubierto con baño de oro, nichos con imágenes de Santa Lucía y la Coronación de la Virgen como Reina del Cielo y la imagen de la Virgen de la Purísima Concepción. En el atrio encontrará un monumento que recuerda la histórica visita de Papa Juan Pablo II en el año de 1993.
Este convento fue construido en la meseta del cerro mayor de Izamal, y está rodeado de pirámides que podrá conocer como Kinich-Kakmo que significa “Guacamaya de Fuego con rostro solar” y cuenta la historia que los mayas creían que el Dios Kinich bajaba en el ardor del sol para quemar y purificar los sacrificios u ofrendas del panteón maya y esto lo hacia usando la forma de una guacamaya. Otras pirámides como Tu¨ul (el concejo) Habuk Izamatùl . las entradas son libres.


Por otra parte el Centro Cultural y el Museo del Henequén son lugares imperdibles; en ellos encontrará variedad de artesanías que elaboran los indígenas de comunidades rurales y no se diga del henequén, pues conocerá la gama de productos que se obtienen de esta planta autóctona del estado de Yucatán y la historia de sus haciendas henequeneras, así como los talleres de los maestros del arte popular como el tallado de madera, el arte con papel maché, confesión de hamacas, bordados, etc.
Gastronomía para deleitarse el paladar tenemos la cochinita pibil, los papadzules, los panuchos y tamales con hoja de plátano, acompañadas de agua de horchata, xtabentun (bebida de anis) el pozol de coco y horchata y dulces de calabaza, de yuca que en realidad son una verdadera delicia.
La principal fiesta se lleva a cabo en el mes de diciembre, ya se celebra la Fundación de Izamal acompañada con la tradicional procesión de la Virgen de la Inmaculada Concepción así como bandas de música petardos, y la viva participación de todo el pueblo.
Se recomienda llevar zapato cómodo, sombrero, o cachucha, y listo para disfrutar todo el día de un paseo inolvidable pues al caer la tarde a partir de las 8:30 p.m. se proyecta un videomaping llamado “La Luz de los Mayas” dentro del atrio del convento se proyecta en los arcos y es un documental histórico. También podrá escuchar composiciones de intérpretes de la región, así como voces de niños mayas, realmente todo un espectáculo muy motivador, se lleva a cabo de lunes a sábado.
Izamal se localiza al oriente de la ciudad de Mérida a tan solo 72 km.

Baúl del Sol

Otros Articulos